Para ADELGAZAR hay que HACER UN PLAN

https://chimpanauta.files.wordpress.com/2015/05/hqdefault.jpgSi hay un tema que trasciende en la sociedad actual es el de las dietas. Independiente del motivo, en todo lugar se hacen comentarios sobre el exceso de comida, su calidad, la "ponchera" de los hombres, los "rollitos" en las mujeres, el colesterol, los triglicéridos, la insulina y miles de alusiones más. Generalmente hay alguien que está a régimen, que lo ha dejado, que ha desistido o que lo logró. Es decir, la comida ocupa parte importante de la conversación en muchos grupos sociales.

Si bien esto ha sucedido siempre, actualmente hay más cantidad de investigaciones e información al respecto y también mayor cantidad de alimentos, comidas poco saludables y elaboradas para consumir en forma rápida y no interrumpir la producción del trabajo, o llegar a cocinar a casa. Es decir, se ha hecho una adaptación alimenticia a la forma de funcionar del mundo actual, pero también esa adaptación ha producido un cambio en los hábitos y costumbres de las personas. 


https://psysabel.files.wordpress.com/2014/09/perder-peso-por-medio-del-placer.jpg 
Existen muchas explicaciones, discusiones y conversaciones sobre este tema, la pregunta que nos convoca aquí es: "¿Por qué una persona que dice que quiere adelgazar, no lo logra?" 

Esta pregunta alude directamente al tema de la VOLUNTAD. La persona dice, o cree, que es eso lo que quiere, pero hay algo más fuerte que se interpone e interrumpe, dando la impresión de que hubiera "otro ser dentro" que instala dificultades para llevar a cabo esta intención: "quiero, pero no puedo. Algo que no soy yo, no me lo permite". Esta complejidad contradictoria es particular en cada un@, por lo que se hace necesario indagar cómo ha sido la propia relación con la comida a través del tiempo: palabras que marcaron, lazos, vínculos, familias en que participó, valores y normas que se instalaron. Muchas veces las determinaciones se establecen en otro lugar, la voluntad no siempre es posible sostener y las personas no siempre son dueñas de sí mismas.

Si se quiere bajar de peso es necesario detenerse y reflexionar: cuándo, cómo, en qué momento se llegó a esta situación. Es diferente si la causa se relaciona con un tema estructural o con una circunstancia eventual.


A veces las personas se van acostumbrando a su cuerpo, a su imagen y empiezan a perder los parámetros, hasta que se enfrentan a una situación "traumática" que los impacta y moviliza. Puede ser desde una foto en que no se reconocen, inicios de una enfermedad, dificultades para moverse, pérdida de agilidad, poco encanto por el propio cuerpo, por sí mismo o por la vida. 

Cuando aquella "piedrecita que aprieta el zapato" empieza a molestar, es necesario hacer un plan: sentarse, investigar, anotar, escribir, conocer el tema, ya que la vida cotidiana que llevamos nos "agarra" por cualquier lado y puede fácilmente deshacer las buenas iniciativas. Si se sale tarde del trabajo y no se ha comido en las últimas cuatro horas, es posible que se llegue a casa a devorarlo todo. Frente al hambre real no hay justificación. En la calle es poco probable encontrar, en esos momentos, lugares donde vendan alimentos saludables o dietéticos, ya que habitualmente la hora de once es para comer cosas cálidas, tomar café, pasteles, sandwiches. Es la hora de "más riesgo" y para eso hay que estar preparado.

"Estar preparado" significa nunca estar con el estómago vacío. Se sabe que el antiguo dicho "para adelgazar hay que pasar hambre" no es cierto. Al contrario, hay que planificarse justamente para NO pasar hambre y así evitar caer en esas "tentaciones" siempre justificadas, que son las que, posteriormente, enojan, producen culpas y rabias con un@ mism@. 


Entonces, hay que hacer un plan para las "horas de riesgo", no confiar en que la circunstancia resolverá el problema, ya que al cuerpo aquello no le importa.


http://www.monografias.com/trabajos82/sobre-evaluacion-educativa/image003.jpg
Se trata de planificar un estilo de alimentación, según las actividades diarias y analizar cuáles son las dificultades que cada uno tiene para seguir una dieta. Es decir, definir un problema: es diferente si alguien se la pasa en casa, si trabaja en callcenter, si atiende en forma continua, si tiene que salir muy temprano y no alcanza a desayunar, si no existen lugares para almorzar cerca del trabajo, si no sabe cuántas calorías está consumiendo o bien cuáles son los alimentos adecuados. 

Es más fácil que la dieta se adapte a la persona a que suceda lo contrario, ya que esto implicaría que, además de cambiar la forma de alimentación, habría que cambiar otros hábitos y costumbres.


Crear un plan significa formalizar, dar forma y estructura a algo que por lo general se trata en el aire. Una acción que ayuda en este proceso es visitar a un nutricionista. Muchas veces el hecho de pedir una hora, pagar, esperar, conversar sobre el tema, tener un lugar para reflexionar, ayuda a tomar el asunto con mayor seriedad, además que permite obtener información concreta sobre el motivo por el cual no es posible adelgazar.

Entonces, más allá de las técnicas, del tipo de dieta, de las mezclas, recetas y de energías gastadas en conversaciones, consejos y trasmisión de la propia experiencia, se trata de TOMAR-SE EL ASUNTO EN SERIO: visitar un especialista, realizar una planificación, organizar las propias rutinas, costumbres, gustos y, principalmente, las dificultades. Tomar-se este tema en serio es el primer paso para evitar caer en "tentaciones" que luego enojan, para evitar andar como una hoja al viento, que en cualquier momento agarra y no suelta. 

Las dificultades que tienen los seres humanos con el exceso de comida pone una vez más en evidencia que la voluntad se deshace fácilmente y que las personas no siempre son dueñas de sí mismas. No siempre las cosas están en nuestras manos, ni resulta fácil realizar lo propuesto. Se necesita trabajo, método, una investigación... una reflexión.

Ver más:

"¿Quién Tiene Hambre?"
- "Como la Cultura produce Gordura"
- "Ya gorditos, a ver Fed Up. Ahora mismo."
"Vegetarianos en la Sociedad de Consumo"





   

Comentarios

SEGUIR A PSICOLOGA XIMENA ARRAU